Febrero / Marzo 2014

 

Hasta allí he descrito a un gran trabajador, responsable, cumplido y dispuesto.  Pero Juanjo no se quedaba allí,  en esos once años nos demostró en cada momento la calidad de persona que era,  apoyándonos incondicionalmente en desvelos, penas, enfermedades, como también en las alegrías, cumpleaños, convivios y en general en cualquier actividad personal o de la empresa.  Como amigo me dió la mano en situaciones difíciles en las que sin su ayuda me hubiera sido difícil salir, me brindó su solidaridad cuando me vi hace años en una dura  situación personal, me acompañó en mi pesar hace 5 años en la muerte de mi madre y en general no hubo alegría ni tristeza en la que no sintiéramos Elizabeth y Yo, su cercana presencia amiga.

Hace 4 años le descubrieron un cáncer en la tiroides, luchó contra él, se sometió a una difícil operación y a los tratamientos posteriores a la misma y salió adelante.  Sin embargo a mediados del año pasado se evidenciaron metástasis del cáncer en sus pulmones y en medio del tratamiento para combatirlas contrajo una terrible neumonía que terminó por acabar con su vida.  El 1 de febrero  fue un día terrible para nosotros, despedirse de un amigo de ése calibre no es algo fácil, solo nos quedaba el consuelo de que su sufrimiento de las últimas semanas había concluído y que nuestro amigo finalmente descansa en paz.  

No lo olvidaremos nunca, con la certeza que desde el lugar donde Dios lo tenga estará siempre velando porque su familia y sus amigos reciban las bendiciones del Creador.  A su esposa Letty, a sus hijas Paola y Antonio,  Gaby y Byron, a sus queridísimos nietos Jose y Pamela así como a todos sus hermanos, sobrinos y demás familia, gracias por haber compartido con nosotros a ese ser extraordinario que fue nuestro amigo Juan José Callejas Ramírez,  QEPD.

 

 

 

Reciba la Revista

Descargue la versión digital en formato issuu de El Ferretero

logoexpo15

 

Gracias a nuestros anunciantes