COMERCIAL ALDANA

GUASTATOYA, EL PROGRESO

escasos 73 kilómetros al nororiente de la ciudad capital se ubica Guastatoya, cabecera del departamento de El Progreso, ciudad en la que habitan unas 30,000 personas, según estimaciones de la municipalidad local. Casi destruida totalmente por el terremoto de 1976, Guastatoya fue reconstruida, lo que se hace notar en sus amplias calles adoquinadas y sus construcciones modernas.  A principios de la década de los ‘70s Don Silvano Aldana y su esposa Doña Olivia Reyes de Aldana, originarios ambos del municipio de Guastatoya,  atendían una tienda de granos básicos y banano en el barrio El Porvenir.  Negocio y vivienda compartían una amplia propiedad hasta que el terremoto vino a cambiar la vida en esa cálida ciudad de El Progreso.

Muy golpeada la ciudad por el fenómeno telúrico, se hizo necesario emprender la reconstrucción, situación que Don Silvano notó inmediatamente y, con el interés de ayudar a sus vecinos que necesitaban todo tipo de materiales de construcción, decidió viajar a la capital para comprar los productos que el mercado demandaba urgentemente.  De esta forma fundaron la primera ferretería en la ciudad. Aunque al principio compartían el local con la tienda de granos, finalmente prevaleció el negocio ferretero que, dadas las circunstancias y el buen trabajo de los Aldana, creció aceleradamente.

El matrimonio Aldana Reyes se vió bendecido con 7 hijos, los cuales se fueron incorporando al negocio en el que actualmente laboran 6 de ellos.  Tuvimos la suerte de ser recibidos en Comercial Aldana por Miriam y Marleni Aldana Reyes, dos hermanas que junto con su hermano Oscar se encargan de la ferretería.  los otros integrantes de la familia están a cargo de negocios conexos como lo son Cerámicas de Oriente, Agropecuaria Aldana, Aldana Paint Center que cuenta con 4 tiendas situadas en Guastatoya, Teculután, Escuintla y Cobán y las bodegas.  Don Silvano está retirado y doña Olivia sigue presente en el día a día supervisando la atención al público en la ferretería.

Cuentan las hermanas Aldana que Comercial Aldana fue la primera ferretería en el lugar, que poco a poco se fueron estableciendo otras mas hasta ahora en que son mas o menos 7 ferreterías más las que compiten con ellos por el mercado.  Refiriéndose a la competencia piensan que cada uno de ellos los ha ayudado a hacer mejor su trabajo, forzándolos a innovar y a luchar cada día porque se mantenga un alto estándar en servicio.  Sus relaciones con las demás ferreterías son cordiales y siempre están dispuestos a ayudarlos en lo que se puede e igualmente reciben apoyo de ellas.

Notable ha sido el cambio que se marca en la atención de los proveedores a los ferreteros, se han multiplicado las opciones de compra tanto en empresas distribuidoras como en marcas disponibles, la garantía y el servicio que les prestan a domicilio es muy buena y contrasta con los años de inicio en los que Don Silvano tenía que manejar su pickup hasta la capital para comprar los diferentes productos.  Ahora tienen la posibilidad de colocar los pedidos por WhatsApp o por correo electrónico.  El comercio es ahora mucho más dinámico y eficiente permitiéndoles ofrecer mejor servicio de entrega a sus clientes.  Por política no mantienen exclusividades con ninguna marca, ofrecen al público el beneficio de ser ellos mismos los que escogen lo que quieren comprar poniendo a su alcance varias opciones en calidades similares y productos garantizados.  Desde hace años asisten a Ferretexpo lo que les ha permitido identificar nuevos productos, darse cuenta de la dirección en la que se mueve la industria de la ferretería y aprovechar las promociones que están disponibles para los que visitan la feria.

Una característica de Comercial Aldana es el hecho de que siempre la atención al público ha estado a cargo de mujeres, para ellas la ventaja esta en que las mujeres son más detallistas, responsables, amables y dedicadas en su trabajo.  Cuentan en el negocio con un sistema de información que les permite facturar y despachar, así como controlar los inventarios para facilitarse la reorden de mercadería.  Al preguntarles acerca del por qué después de más de 40 años de existir Comercial Aldana sigue creciendo y manteniendo la fidelidad de sus clientes lo atribuyen a que el negocio lo atienden desde el principio los propietarios, empezando con Doña Olivia y ahora sus hijas quienes siempre están presentes para asegurar a la clientela un nivel óptimo de servicio.

Entre sus planes contemplan en el futuro la posibilidad de expansión dentro de la región nororiental del país, así como introducir nuevas líneas como lámparas decorativas y otros complementos de ese tipo.  Sin duda alguna el futuro guarda para los Aldana nuevos éxitos en el campo ferretero.