COMERCIAL W Y L

Fronteras, Río Dulce, Izabal

Usualmente un indicador de los años que un negocio ferretero ha estado abierto lo constituye la variedad y cantidad de productos en su inventario, así mientras más años pasan, más producto y mayor la variedad de líneas que se ofrecen al público. Sin embargo, no es esta una verdad absoluta y eso es lo que comprobamos al visitar Comercial W y L en Río Dulce, una ferretería que, con solamente 10 años de existir, ofrece una completísima variedad y profundidad en las líneas de productos que manejan.

Lejos estaban los esposos Guillermo Ubico y Lorena Ellis del éxito que como ferreteros alcanzarían, Don Guillermo originario de la ciudad de Guatemala y quien laboró por muchos años en uno de los grandes laboratorios farmacéuticos hasta que decidió retirarse y trasladarse a apoyar a Doña Lorena, comerciante nata, quien es originaria de Puerto Barrios y que se dedicó a diversas ramas del comercio primero como empleada y con el tiempo decidió concentrar sus energías en un negocio propio emprendiendo en Río Dulce inicialmente con una tienda de las denominadas “9.99” y después con alimentos de todo tipo pero especialmente del tipo que demanda la creciente comunidad de extranjeros que residen en esa área.

Siempre en la búsqueda de mejores opciones, para el año 2010, sin ninguna experiencia previa en ese tipo de productos, decidieron dedicarse a la ferretería en un pequeño local en la calle principal de Fronteras, en la ruta hacia el departamento de El Petén. El nombre del negocio W Y L salió de las iniciales de sus nombres la W de Willy por Guillermo y la L de Lorena.   Escogieron los productos para carpintería, herrajes, barnices, pinturas, etc. que para ese entonces presentaban una buena demanda que no lograban satisfacer los negocios existentes. Inicialmente atendían principalmente a carpinteros locales y extranjeros que trabajaban en el mantenimiento de barcos.

Para entonces fueron Doña Lorena y un empleado los que atendían el negocio. Ha sido siempre su filosofía el que es prohibido decir “No hay” a un cliente, así que los clientes pedían y ella lo conseguía todo, eso los llevó a probar nuevos productos todo el tiempo y de esa manera fueron completando el surtido, pero estiman que esa estrategia de tener de todo es lo que hace que los clientes regresen una y otra vez. Sus clientes han sido, a opinión de Don Willy, muy exigentes, lo que los hace estar siempre pendientes y servirles de la mejor forma.   Algo que pudimos presenciar fue el hecho de que casi todos los empleados se comunican en inglés con la gran cantidad de clientes extranjeros que los visitan diariamente. Estos clientes constantemente demandan productos difíciles de obtener en Guatemala, sin embargo, doña Lorena ha encontrado la forma de conseguirlos para satisfacer la demanda.

Hace pocas semanas inauguraron una tienda diferente en Plaza San Gregorio, siempre en la calle principal, se trata de una ferretería con productos exclusivos de la marca TRUPER, con la que esperan innovar el mercado y generar ventas a un segmento de clientes que aprecia la presentación y la calidad, además de contar con precios muy competitivos.

Se ha convertido en algo muy importante el servicio a propietarios de casas de recreo que se encuentran en las orillas del lago de Izabal y del Río Dulce, venden todos los productos necesarios para el mantenimiento de piscinas y jacuzzis. Parte importante de su mercadería es la madera tratada para exteriores de la que mantienen un gran inventario en todas las medidas y formas disponibles en el mercado. Continúan siendo los expertos en barnices y pinturas para la madera que manejan desde el inicio.

Actualmente son 14 los miembros del equipo en W y L. Reciben capacitación de algunos proveedores quienes también les proporcionan exhibidores y materiales para exhibir los productos. Anualmente visitan Ferretexpo o mandan a los miembros del equipo de compras, encuentran nuevos productos al visitar la feria y aprovechan las promociones y rebajas que ofrecen los expositores.

Don Willy y Doña Lorena están convencidos que el estar presentes en el negocio “cuidando la milpa” les permite estar siempre enterados de las necesidades de la clientela lo que se traduce en atención y buen servicio, siendo esta la clave del éxito de W y L.