COMO SALIMOS DE TANTA PODREDUMBRE

 

 

Ya llevamos prácticamente 3 años (todo esto comenzó en abril de 2015) que comenzamos a darnos cuenta que todo nuestro sistema político esta podrido. Primero fue Baldetti y todos vitorearon la lucha contra la corrupción y media vez fue del lado de los empleados gubernamentales (Otto Peréz, SAT, Congreso), todo estuvo bien. Pero cuando comenzó a salir la podredumbre de parte del sector privado y no de cualquier sector, sino que del lado de familias que se suponían eran “familias bien”, allí comenzó el problema. Allí dejo de ser una lucha contra la corrupción y se comenzó a vender la idea de que era una lucha de derecha contra izquierda, de buenos contra malos, de capitalista contra socialistas. Que nos querían llevar a una Venezuela. Pero Venezuela es una dictadura, no importa si le quieren dar un tinte socialista. Pero nosotros lo que hemos tenido es una dictadura disfrazada, operada por los mismos actores, que se ponían de acuerdo en que lugar les “tocaba”, pero de que les toca, les toca.

Cuando comenzó la campaña de Baldizón, con el slogan de “Le Toca”, se plasmó muy bien ese pacto de corruptos. No era que pudiéramos decidir, era que así era la situación y así se tenía que dar. Le tocaba llegar al poder y disponer de todos los recursos del Estado. Incluso Sinibaldi, el que creíamos su oponente, le dió dinero para su campaña y ahora sabemos que incluso le hacía ya participar de los actos de corrupción, como lo fue con Oderbrecht, que ya le dieron su tajada, porque “le tocaba” y no podía dejar de participar, porque en el que iba a ser su gobierno, la obra iba a continuar y por lo tanto los pagos no se podían parar. O sea que aún cuando en un ambiente de “democracia” uno elige con el voto, ellos ya se habían repartido el pastel y luego de Otto Pérez, le tocaba a Manuel Baldizón y luego le tocaría a Sinibaldi . Con esto quedo demostrado, que para ellos no éramos nosotros los que elegíamos, eran ellos los que ponían el orden de quien gobernaba. Pero no para el beneficio de un país, si no para su propio y único beneficio. Y por eso cada 4 años, habían nuevos millonarios.

Eso solo se rompió porque la Cicig y el MP sacaron a luz parte de la pobredumbre en que vivíamos sumidos, entonces reaccionamos y se posicionó un cómico (ojo no dije payaso), que derivado de la coyuntura, llego a presidente. Pudo haber llegado muy bien intencionado, pero su propio desconocimiento y no saber qué hacer, se tuvo que aliar con los que le rodeaban y resulto que eran de lo peor y que ha este momento muchos tienen juicios pendientes (Ovalle, Melgar Padilla y compañía), pero cuando estos personajes tuvieron que salir de escena, se alió a personajes, como el alcalde Arzú. Es cierto que el alcalde ha realizado obra, pero al final no ha resuelto los grandes problemas de nuestra ciudad. Hoy, en un tramo que fin de semana me lleva 6 minutos llegar, me llevé 45 minutos. Todo porque nuestra ciudad esta completamente colapsada por el tráfico. Ya no se puede salir a ningún lado, sabiendo que uno perderá mucho tiempo en los traslados. Y no son solo pasos a desnivel, también ha paliado el problema del transporte público con el TransMetro, pero no lo ha resuelto de fondo. y en mi opinión no lo ha hecho, porque resolverlo le costaría votos, porque implicaba dejar de usar fondos en cosas estéticas, por resolver cosas de fondo, que siempre traen problemas.

Ahora ya sabemos, con el caso de Construcción y Corrupción y con el caso de Traficantes de Influencias, que algunos de los grandes empresarios participaban del sistema de corrupción. Mario Leal, según indicó el MP y la Cicig, cobraba por realizar devoluciones de crédito fiscal de una manera más rápida y llego al colmo de cobrarle por esto a su familia. Y siendo una de las familias con mayor riqueza en Guatemala, no se entiende como pudo meterse a un proceso corrupto, que lo que se sabe por ahora, recibió comisiones por 4 millones de quetzales. Para cualquier otro mortal, eso sería un montón de dinero, pero para él, debían ser como robarse los vueltos. O los mayores constructores de carreteras, que ahora se sabe con números, lo que siempre se supo, que pagaban por obtener los contratos. Y esa excusa, de que ese era el sistema, me parece tan burda. Porque siempre se supo que estaba mal, pero nunca pensaron que se descubriría y que tendrían que pasar por la cárcel y que tendrían manchado el nombre, ya que se consideran de “buenas familias”.

 

 

Bajo ese esquema de pensamiento actúa el Presidente. Se gasta el dinero que está a su alcance, simplemente porque puede. Esta tan dispuesto a gastarse el dinero que es de todos, suyo y mío, en sus cosas personales. Yo podría aceptar que se le comprara ropa de los fondos del estado y ropa para su esposa. Pero no puedo aceptar que se le compren anteojos, pastillas de menta, los zapatos de futbol para el hijo o las entradas al cine. Esto raya en lo inmoral. También estoy de acuerdo en que se le pague la comida, pero es escandaloso que se lo compren a empresas fantasmas y en esos montos y esas cantidades. Simple y sencillamente perdió todo el norte. Y es ya tan descarado, que indica que no debe pagar nada de su salario. El piensa que llego al gobierno a servirse y no a servir. Piensa que es correcto no gastar nada de su salario en sus gastos personales, sino que nosotros, sus “súbditos”, debemos de pagar por ellos, cual rey medieval. En Suecia, una prominente política, que todos creían que llegaría a Primer Ministro, se compró un vestido con una tarjeta de crédito oficial y al llegar a su oficina, saco un cheque y la mando a pagar. O sea solo utilizó el medio de pago, pero no utilizó fondos del estado. A los tres días un periodista se dió cuenta, lo saco a luz y ella fue condenada por utilizar recursos del estado (la tarjeta de crédito, no los fondos) e incluso tuvo que dejar la vida pública por unos años. No está demás decir que nunca llego a Primer Ministro. Y nosotros vean el tipo de presidente que tenemos. Por eso y muchas cosas más Jimmy debe irse, debe haber un relevo, para ver si podemos realizar las reformas que necesitamos, porque Jimmy está del lado equivocado de la historia.

Vean lo que pasa en el Congreso, personajes funestos (Alejos, Carrillo, Galdamez) llegan a dirigir ese órgano, con la consigna de que hay que parar el abordaje que han hecho los de izquierda del Estado y parar lo que ellos denominan “golpe técnico”. Pero eso no es más que proteger la corrupción que por años estos mismos personajes han dirigido. Ahora sabemos que Alejos participaba en cobro de comisiones para acelerar devoluciones de crédito fiscal. Y sale con la misma defensa de Baldetti, que no ha robado un centavo. Es el mismo libreto, el mismo script que los corruptos y de los que nos han tenido sumidos en la ignorancia y la pobreza esgrimen para defender su modo de vida, que ha sido el quitarnos la nuestra.

Esto no es un lucha de derecha contra la izquierda, es una lucha contra la corrupción, ya sea de izquierda o de derecha. Y seguirán los casos y nos seguiremos dando cuenta que para la gran mayoría de políticos Guatemala no era una patria que defender y hacer que avance. Es un botín que hay que tomar y repartir entre los amigos.

Ojalá veamos más cabezas caer, para que todos comprendamos que esta es una lucha sin retorno.

 

¡Compartelo en tus redes sociales! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page