¡Cuidado con el azúcar!

Doris LopezHoy en día constantemente escuchamos hablar sobre lo malo que son los carbohidratos, que estos perjudican la salud y también aumentan el peso. Por esta mala fama se ha desarrollado miedo a consumirlos, es decir, se ha generalizado a todos los carbohidratos, cuando en realidad lo más importante es  SABER QUÉ CARBOHIDRATO CONSUMIR para ayudar a la salud, en otras palabras, saber elegir el carbohidrato apropiado resulta favorable para la salud.

Para sobrevivir nuestro cuerpo necesita un tipo de azúcar llamado glucosa. La glucosa es el principal alimento del cerebro y es una fuente muy importante de combustible para todo el cuerpo. Sin embargo, no hay necesidad de añadir glucosa a la comida ya que el cuerpo puede generar la glucosa que necesita al descomponer las moléculas de los alimentos como los carbohidratos, las proteínas y las grasas.

Aunque el azúcar en sí no es malo, tiene una mala reputación, que se merece sobre todo porque en el Siglo XXI se agrega en casi todos los productos que comemos y por ello, el cuerpo crea dependencia al mismo. Este carbohidrato es fácil de absorber y la energía que aporta el azúcar es almacenada en nuestras células que si no es utilizado inmediatamente, se convierte en grasa.

En la actualidad se come y bebe demasiada azúcar refinada, esto está contribuyendo a una epidemia de obesidad. Gran parte del azúcar que comemos no se encuentra naturalmente en los alimentos, si no se añade durante el proceso que se da al alimento donde se remueven sus nutrientes y fibra natural para hacerlos más apetecibles al consumidor ya sea con sal, grasa o azúcar, volviendo al carbohidrato “malo”.

Muchas personas tratan de reducir las calorías cambiando alimentos endulzados con azúcar por alimentos y bebidas dietéticas con edulcorantes bajos en calorías o sin ellas. Estos edulcorantes artificiales, son más dulces que el azúcar de mesa, por lo cual se necesitan cantidades más pequeñas para crear el mismo nivel de dulzor, pero la dependencia al dulce persiste.

Dejar de consumir azúcar es sumamente difícil porque el cerebro se vuelve adicto a los opioides naturales que se liberan al consumir azúcar. Una dieta con gran contenido de azúcar puede generar un exceso de señales de recompensa a nivel cerebral, rebasando nuestra capacidad de auto-control y desencadenando una adicción.

Ahora bien, si ya sabemos lo dañino que es el azúcar, la pregunta es: ¿cómo deshacernos de esta adicción?

Para el efecto te damos algunos consejos:

 Eating-Healthy

Comer de manera regular.

Escoger alimentos integrales sobre los blancos.

Evitar comer azúcar en el desayuno, para no desencadenar el deseo de dulce a lo largo del día.

Elegir agua o té sin azúcar para acompañar las comidas.

Reducir la cantidad de azúcar en las recetas.

Mejorar el sabor del preparado agregando vainilla, canela o nuez moscada.

Comer frutas frescas, congeladas y secas sin azúcar añadido.

Hacer ejercicio para producir endorfinas que brindan una sensación de bienestar.

Dormir suficiente.

Evitar llevar en el bolso o tener en casa dulces.

Doris López Monterroso, Magister en Entrenamiento y Nutrición Deportiva, Universidad Europea de Madrid, Escuela del Real Madrid. Nutricionista, Universidad Francisco Marroquín. Trastornos Alimenticios y Obesidad Universidad de Greenwich, Londrés. D´Nutrition clínica en Design Center Zona 10 Tel. 22618885.

¡Compartelo en tus redes sociales! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page