IMPORTANCIA DE LA ADMINISTRACIÓN DEL EFECTIVO

La administración del efectivo es de gran importancia en las empresas para mantener un nivel de liquidez adecuado y cumplir con sus obligaciones de pago.

La generación de efectivo dependerá de las actividades que desarrolle la empresa, estas pueden ser, convirtiendo su efectivo en activos circulantes, como inversiones temporales, compras de inventarios para la venta y la generación de cuentas por cobrar, de esto dependerá cómo afrontará los retos financieros que desarrolle en los procesos productivos, debido a que se debe considerar la recuperación del efectivo más el margen de ganancia en un tiempo corto para cubrir sus deudas, mantener sus operaciones y generar dividendos.

La mala administración del efectivo puede generar efectos negativos que requieran la contratación de créditos para suplir las necesidades de capital de trabajo, imposibilidad de aprovechar oportunidades de negocios, no aprovechar los descuentos que otorgan los proveedores por pronto pago afectando el costo de los productos y servicios que adquiere la empresa, por lo que afectará negativamente las utilidades, incrementando la probabilidad que la empresa tenga un riesgo de negocio en marcha.

Una empresa debe tener un sistema de control interno adecuado para prevenir pérdidas, evitar que los empleados utilicen inadecuadamente los recursos, reducir riesgos de pagos no autorizados y detectar fraudes, entre otros, lo que conlleva a que la empresa obtenga beneficios.

Para un adecuado control del efectivo se deben considerar los siguientes aspectos:

  • Tener conciliadas las cuentas bancarias, establecer controles para la verificación de depósitos, autorización de pagos a proveedores y proyecciones de cobros a clientes.
  • Tener un adecuado control en las inversiones para verificar el tiempo estimado de recuperación, así como la inversión de excedentes del efectivo.
  • Disponer de un flujo de caja documentado que incluya los cobros y las salidas realizadas y estimadas.
  • Liquidación de préstamos bancarios para cumplir con el financiamiento recibido en el plazo acordado.
  • Control en las cuentas por cobrar y su valuación, establecer políticas para su recuperación inmediata y evitar saldos incobrables.
  • Establecer controles en la preparación y presentación de los estados financieros e información financiera que permita a la administración tomar decisiones acertadas.
  • Implementar una adecuada planeación fiscal que permita administrar y proyectar el pago de impuestos, realizando los pagos en tiempo para no incurrir en intereses y multas que afecten negativamente el flujo de efectivo.
  • Llevar control del destino que se le dio al efectivo en cada uno de los gastos incurridos por la empresa.

El acelerar la entrada de dinero para contar con un flujo de efectivo positivo y demorar la salida de dinero estableciendo formas de pagos con sus proveedores de bienes y servicios, ayudará a cumplir con las metas de liquidez y a la toma de decisiones para nuevas negociaciones e inversiones. El enfoque de una empresa debe ser el de generar suficiente efectivo en sus actividades normales de operación para pagar sus fuentes de financiamiento y para invertir en proyectos que retribuyan beneficios.