Motivación y liderazgo empresarial

Para un empresario, ya sea de una pequeña o mediana empresa es importante conocer cómo funciona la motivación y cómo de ella se puede derivar un efectivo liderazgo que impulse, ya sea consigo mismo como a los demás a alcanzar las metas propuestas en la empresa.

La motivación no es un concepto nuevo, sin embargo, conocer los primeros estudios realizados y su posterior evolución, aunado a principios de liderazgo, es vital en la dirección exitosa.

Motivación:

Conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona. (www.rae.es)

La motivación es un concepto que se utiliza para describir actuación de fuerzas desde dentro del organismo/sistema o sobre éste desde el exterior, que tiene como consecuencia iniciar y dirigir el comportamiento.  También, para indicar la dirección del comportamiento, es decir el objeto o condición hacia el que se encamina.  Por todo ello, la motivación es considerada como instigadora de la conducta.

Elementos motivacionales

Existen diferentes variables que influyen en la motivación del individuo y del grupo, conocerlas permite el control motivacional orientado a la mejora y optimización del rendimiento en la empresa.

a. Las necesidades: La necesidad es la carencia física o psicológica del individuo.  Depende de factores personales, sociales y culturales.  Influye en la jerarquización con la que las necesidades se presentan en un individuo en concreto.

b.Los valores: Es el término que hace referencia a la asociación de determinadas respuestas emocionales de agrado o desagrado con distintos objetos o actividades; asociación que puede influir en las decisiones inmediatas de las personas o en sus planteamientos a largo plazo.

c.Motivación individual: Conocer al individuo incluye conocer cuáles son sus necesidades y motivos.  Para ello, tendremos en cuenta que existen diferencias individuales, es decir, que no todas las personas tienen los mismos objetivos, y no todas, se mueven por las mismas causas.

d.El equipo de trabajo como fuente de motivación: Un equipo constituye la unidad fundamental de la organización, resultando común para todos los niveles y todo tipo de organizaciones.  Todos sus integrantes poseen sus propias necesidades y motivos (que han de ser tomados en cuenta).  Se debe tener especial control de modo que la motivación en el equipo incremente su eficacia.

La motivación consiste fundamentalmente en mantener culturas y valores corporativos que conduzcan a un alto desempeño, por ello es necesario determinar qué acciones tomar para estimular a los individuos y a los grupos a dar lo mejor de ellos mismos, en tal forma que favorezca tanto los intereses de la organización como los propios.

Algunos de los métodos con los que se puede contar son:

•Retribución e incentivo monetario: El dinero, en la forma de pago o de alguna otra clase de remuneración, es la opción extrínseca más obvia.

•Hacer explícitos los requerimientos: La motivación no es sólo cuestión de ofrecer retribuciones e incentivos.  El personal debe saber lo que se espera que haga y las consecuencias de no hacerlo.  Es necesario que conozca su papel, los objetivos que tiene que alcanzar y los estándares de desempeño y conducta requeridos.

•Desarrollar el sentido de compromiso: Se debe hacer todo cuanto se pueda por incrementar el compromiso y la identificación de las personas con su organización.  Su propósito debe ser integrar hasta donde sea posible las necesidades de la organización con las del individuo, de tal modo que este sienta que si la entidad prospera con su ayuda, él también prosperará.

•Motivar a través del trabajo mismo: Dada una estructura salarial equitativa y competitiva que, en la medida de lo posible, ofrezca incentivos financieros efectivos, se puede elevar el nivel de identificación y asegurar una motivación duradera desarrollando un sistema de remuneración intrínseca.  Las retribuciones intrínsecas se dan en el contenido del trabajo y proporcionan satisfacción al permitirle a la gente experimentar la sensación de realización, expresar y usar sus capacidades y ejercer su propio poder de toma de decisiones.

•Retribuir y reconocer el logro: Hay que retribuir a la gente dándole mayor responsabilidad (retribuciones intrínsecas) y oportunidades de ascenso y mejor estatus (retribuciones extrínsecas).  El elogio al trabajo bien hecho es un motivador importante pero, siempre que este haya sido ganado, pierde valor si se hace liberalmente.

A pesar de contar con un equipo motivado, debe existir una figura que desempeñará el papel de líder, regularmente son los gerentes de las empresas y son los responsables de dirigir las actividades que ayudan a la organización para alcanzar sus metas.

picLíder: 

Persona que dirige o conduce un grupo social u otra colectividad. (www.rae.es)

El éxito que puede tener la organización al alcanzar sus objetivos y al satisfacer sus obligaciones sociales depende, en gran medida, del desempeño gerencial de la organización.

La base fundamental de un buen gerente es la medida de la eficiencia y la eficacia que éste tenga para lograr las metas de la organización. Es la capacidad que tiene de reducir al mínimo los recursos usados para alcanzar los objetivos de la organización (hacer las cosas bien) y la capacidad para determinar los objetivos apropiados (hacer lo que se debe hacer).

Para esto, el gerente debe saber cómo usar las diferentes formas del poder, para influir en la conducta de los seguidores, sin olvidar lo que se quiere lograr y hacia donde va.

El liderazgo es el proceso por el que un individuo ejerce influencia sobre las personas e inspira, motiva y dirige sus actividades para que alcancen las metas.  La esencia del liderazgo es contar con seguidores.

La preocupación de los gerentes, jefes o supervisores, deberá estar centrada en crear una imagen tal, que sus subordinados lo cataloguen como un colaborar más, orientador, que escucha a las personas, generador de confianza; aceptado naturalmente por el grupo, buen comunicador, persona que apoye y ayude, que transmite seguridad.

El líder es el respaldo del equipo, el que potencia a las personas para que expresen sus inquietudes, iniciativas y creatividad.  Fomenta la responsabilidad, el espíritu de equipo, el desarrollo personal y, especialmente, es el artesano de la creación de un espíritu de pertenencia que une a los colaboradores para decidir las medidas a tomar.

Como podemos observar la motivación y el liderazgo son esenciales para el desarrollo de una organización.  Desarrolle su talento natural, capacitándose en lo que más le guste.

Aprenda más en INTECAP.

pieINTECAP

¡Compartelo en tus redes sociales! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page