SUPER FERRETERIA GLORIA

UN LEGADO FAMILIAR DE TRABAJO Y HONRADEZ

En el año 1975, hace ya 44 años, Don Alberto Fuentes Velásquez y su joven esposa Doña Marta Etelvina González de Fuentes decidieron que su negocio se llamaría Súper Ferretería Gloria, nombre de su pequeña hija. Los esposos Fuentes González eran ambos originarios del municipio de San Pedro Sacatepéquez, lugar donde decidieron quedarse y criar una familia. Doña Marta provenía de una familia de comerciantes con los que trabajaba en ese entonces y con los que había conocido y dominado el arte del comercio. Don Alberto por su lado era de una familia muy numerosa por lo que desde muy pequeño se vio forzado a viajar a la capital del país para trabajar con uno de sus hermanos y ayudar así a sus padres.

Uno de sus hermanos, Don Aurelio Fuentes, había logrado formar una pequeña flota de camiones con los que viajaba de San Pedro a la capital a traer encomiendas, así como transportaba personas hacia y desde Guatemala para hacer compras diversas, fue así como Don Aurelio empezó a traer a San Pedro algunos materiales como cemento, cal y láminas galvanizadas, y para vender estos y otros productos, tenía una pequeña ferretería en la que, pasado poco tiempo, Don Alberto empezó a trabajar para ayudarle y a la vez aprender el negocio.

Con el paso de los meses, inspirado por su esposa Doña Marta, que siempre manifestaba su gusto y conocimiento del comercio, se decidieron a abrir un pequeño negocio, la ferretería Gloria, en el que los materiales de construcción básicos fueron lo primero que ofrecieron al mercado de San Pedro Sacatepéquez, que por esos días experimentaba una fuerte demanda de los mismos. Don Alberto viajaba constantemente a Guatemala en donde, específicamente en la Terminal de Buses zona 4, compraba todos los productos con los que surtía su ferretería ya no eran solamente el cemento, los clavos las láminas y el hierro, sino que introdujeron poco a poco toda la gama de ferretería, innovando en muchos sentidos como con  los materiales para carpintería en los que se especializaron, así como herrajes de todo tipo. Unos años después lograron hacerse de una amplia propiedad donde pudieron ir creciendo hasta el día de hoy en que siguen en la misma dirección la cual ya se ha convertido en un referente para los vecinos de San Pedro.

Gracias al acertado sentido comercial de Doña Marta y a la capacidad de trabajo y las excelentes relaciones humanas de Don Alberto, el negocio fue prosperando con un inventario muy bien estructurado y una atención a los clientes que se convertían en amigos del negocio en el que recibían además de una buena asesoría, un trato respetuoso, cordial y familiar. Siendo esto una de las claves del éxito a criterio de Doña Gloria Fuentes de Méndez quien ha estado en el negocio desde que era una pequeña niña y quien, acompañada de su hijo el Arquitecto Juan Alberto Méndez son quienes dirigen actualmente la ferretería.

Hace énfasis Doña Gloria en lo orgullosa que se siente de lo que aprendió de sus padres y que define como un legado de trabajo y honradez, así como también una administración impecable enfocada al ahorro, lo que les ha permitido que el negocio se desempeñe con eficiencia y solvencia después de 44 años.

Nos cuenta Doña Gloria que cuando empezaron no había casi ninguna ferretería en la ciudad y mucho menos en las aldeas y poblados más alejados, por lo mismo los días miércoles estaban instituidos como días de mercado que aprovechaban los comerciantes y vecinos de las aldeas de la montaña y los campos para bajar a San Pedro para hacer acopio de todas sus necesidades, eran días de mucha actividad en los que ellos se turnaban para comer porque no podían dejar sola la ferretería ni un momento para atender a los clientes. Esto ha cambiado mucho porque ahora han abierto ferreterías en casi cualquier población por lo que ya los clientes de lejos llegan solo cuando necesitan algo especial que sigue siendo la fortaleza de Súper Ferretería Gloria, su inventario de productos de todas las categorías.

Trabajan desde un principio de lunes a viernes de 8:00 a 13:00 horas y de 14:30 a 18:00 horas y el domingo de 9:00 a 12:00 horas en su afán de servir a la clientela,  los clientes son muy leales y los prefieren por el gran servicio que ofrecen, al que se ha sumado ahora la asesoría que el Arquitecto Juan    Alberto Méndez, hijo de Doña Gloria gustosamente les ofrece en el uso de los productos.

Hace 22 años el fundador Don Alberto Fuentes decidió que era tiempo de abrir otra ferretería, la que se estableció en Malacatán, en la parte baja del departamento de San Marcos. Inicialmente la manejó uno de sus hermanos menores, pero finalmente no funcionó así, por lo que se hizo cargo un hijo de Don Alberto, hermano de Doña Gloria quien logró que el negocio fuera un éxito y creciera hasta convertirse en una de las ferreterías más grandes del área. La ferretería se llama “Gloria y Santa Marta”.

Entre sus planes está ahora el remodelar completamente la ferretería de San Pedro lo que con la participación del Arquitecto Méndez seguramente será un éxito. También están implementando la facturación y el manejo de inventarios en línea para un más eficiente control. Muchos éxitos están por venir aún en este negocio familiar con una gran tradición.